¿Le dan VALOR a tú trabajo?

En la competitividad del día a día de las diferentes profesiones evidenciamos la gran guerra de precios por ganar un cliente, la competencia de los costos se ve reflejado en el mercado, como muestra está la profesión de Contadores Públicos donde colegas comentan qué entidades como la Junta Central De Contadores deberían tomar control y estandarizar estos precios, ¿pero realmente serian ellos la solución?

La solución va en la ética y el valor que cada profesional le brinde a su labor, nadie más sino cada uno como profesional en su área debe darse el valor para luego pedir un precio por ello, y así mismo educar a sus clientes que los honorarios representan conocimiento y que por ello están pagando.

La situación de que los contadores siempre están en la última lista del cliente para pagos pero en primera fila para solicitarlos, teniendo conocimiento de  que son un soporte importante para toda empresa sin precisar la constante presencia de estos, es la realidad del día a día,  por ello el Contador independiente maneja contratos específicos con cláusulas tanto para el contratista como para el contratante en pro de las dos partes.

Aunque todo dentro del contrato es claro para las dos partes, no siempre se cumple dicho documento por parte del contratante y esto se  ve reflejado en el cumplimiento de los honorarios hacia su contador.

Como se sabe los contadores dan Fe Pública  y hacen su trabajo honesta y eficientemente, cumpliendo con las obligaciones que corresponden cargando sobre sus hombros una gran responsabilidad para así satisfacer las necesidades de cada uno de los clientes.

Infortunadamente hay casos donde esta labor no es valorada ni respetada,  ya que después de realizado el trabajo el pago no se hace de acuerdo a lo estipulado; por esta razón es necesario llevar a cabo ciertas medidas como solicitar anticipos y/o no entregar la información correspondiente a la empresa hasta que esta se ponga al día con los honorarios.

Esto es una reflexión para los profesionales como para empresarios y gerentes, que tengan en cuenta que están contratando personas y no máquinas y por ello son humanos que desarrollan una labor específica a cambio de unos honorarios, entonces la invitación es que como profesionales se exija un respeto y se dé un valor a la profesión que se esté desarrollando y como empresarios o contratantes se les retribuya el respeto que cada labor se merece cumpliendo con lo pactado.

Ginna Vallejo

Asistente Administrativa